FINCA PARAISO

Morelia
Dibujo © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Dibujo © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Dibujo © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Dibujo © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Dibujo © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Visualización © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Visualización © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Visualización © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Visualización © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Visualización © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N
Arquitectos
ORIGEN 19º 41' 53'' N
Año
2009
Coste
1 millón - 100 millones
Pisos
1 - 5 pisos

BISECTRIZ HABITABLE

Tan insólito como encontrar un organismo del período paleolítico viviendo aún en nuestro tiempo, resulta ver un edificio habitable con una doble virtud, por una lado, una aspiración de instituir, de establecer las posibilidades paradigmáticas de vivir sobre la tierra, en la tierra y dentro de la tierra al mismo tiempo, y por otro, ser un edificio con evidente autonomía formal y tipológica, pero simultáneamente, verlo surgir no como el producto de un nacimiento o alumbramiento donde la forma se posiciona del sitio, sino como un organismo topo generado, es decir, generado permanentemente por su propia pulsión tectónica y a la vez por la relación indisociable que guarda con el sitio.

Sin el lugar, esta vivienda no podría existir.

Es en el sitio, donde encuentra su horizonte natural de concepción, nacimiento, crecimiento y vocación de ruina natural, o incluso, seno materno receptor… yacimiento tectónico… destino final de la buena arquitectura…

Dos formas de nacer… Dos formas de existir… Dos formas de sobrevivir…

Ser… Existir… en sí mismo…

Y Ser para un sitio… No poder Existir, sin ser parte del sitio… Volverse el sitio para poder ser… para sobrevivir...

Afirmación ontológica que resulta en una Bisectriz habitable.

PROGRAMA ESTRATIFICADO

En las primeras laderas de los límites levantinos del Valle de Guayangareo, a veinte kilómetros de la ciudad de Morelia, Capital del estado de Michoacán en la zona sureste de México se localiza esta finca en un desarrollo ecológico y campestre de baja densidad rodeado de un entorno serrano donde la luz se filtra suavemente entre los vacíos foliáceos de pinos y oyameles.

Diseñada como un refugio natural privilegiado por su proximidad relativa con la urbe, esta vivienda para una familia de cinco integrantes, tres hijos y una pareja de mediana edad propone un esquema desarrollado en dos grandes alas que se organizan estratégicamente en medio de la naturaleza circundante.

Los 450 m2 disponibles se han organizado en un programa generoso que abarca, estancias interiores y exteriores, salas para la vida domestica y los servicios, así como aposentos y dormitorios envueltos por hormigón, macizos verticales tejidos con pieles de ladrillo y ensamblajes sólidos y transparentes que lo relacionan con la naturaleza circundante.

La forma en L, vista en planta de esta vivienda no permite entender con claridad su partido, el cual solo puede comprenderse al observar que su real configuración es un programa estratificado, articulado por serpentines, definidos como líneas de dinámica mixta que crean un diseño en sección, de altura y posicionamiento variables que logran un programa estratificado, donde es posible vivir sobre la tierra, en relación directa con la misma y ensamblado junto a ella.

Una fase de acoplamiento de los distintos elementos del programa se organiza alrededor de los árboles preexistentes mientras que en el diseño de las distintas atmósferas de la casa se optó por una zonificación en vertical donde los cuerpos que acogen las áreas públicas de la casa tales como estancia, cocina y comedor se ubican al nivel de acceso de la calle permitiéndoles las vistas predominantes. En las partes inferiores a este nivel, se desarrollan hacia el lado sur del predio, los espacios que requieren más privacidad tales como dormitorios, cava, un salón abierto de convivencia familiar y otras zonas de descanso y servicio.

Adicionalmente, se diseñó un estudio aislado del resto de los volúmenes, que funciona como un prisma abierto, destacando su condición prístina, la piel transparente abarca los cuatro horizontes del cuadrángulo y su techo resultando más en un espacio del vacío que tiene como objeto de estudio la infinitud y el silencio.

TIPOLOGÍA Y MÉTODOS PROYECTUALES

Como tipología, esta casa es una edificación extendida desarrollada principalmente de forma horizontal, evocando el desarrollo de un programa extendido periféricamente, al estar situada como un sistema aislado rodeado de árboles y espacio abierto se reconoce el planteamiento de una vivienda tipo villa, que puede incluso sugerir una arquitectura de ejes visuales y vistas abarcantes.

La vocación silvestre de esta casa la sitúa como un organismo mixtilíneo que se escalona sobre el perfil topográfico del terreno, la estrategia formal de separar el programa en dos alas o cuerpos volumétricos la perfila como un sistema bifurcado que tiene como núcleo la presencia de la naturaleza. Una operación dinámica del partido arquitectónico, como un compás donde los brazos configuran un ángulo receptor del sonido, la luz y la vida de las especies del bosque.

Como posibles referentes, puede citarse la casa Kaufman, diseñada por Frank Lloyd Wright, dado que la estrategia de adaptación al lugar fue el posicionamiento del edificio a la topografía y a los árboles, en un sentido menos genérico, las relaciones entre las estancias y los patios adyacentes organizados junto al árbol, entidad protagónica de la casa, son resueltas dinámicamente induciendo un desplazamiento diagonal por parte del usuario que rodea una chimenea, cruza un espejo de agua, más subterráneo que superficial, mas subyacente que emergente igual que sucede en la citada casa del maestro norteamericano.

La fuerza tectónica que sostiene un sinfín de planos horizontales desfasados bajo el tema formal del serpentín, se reparte en un sistema de muros de hormigón ascético, modesto en su factura que registra permanentemente su aspecto enduelado, el sistema constructivo aplicado con mano de obra local, creo el némesis humano a los contrastes del veteado natural de la corteza de los árboles. Complemento de esta estructura de soporte a base de muros, son los apoyos aislados que se revistieron de ladrillo, su color y textura contrastante crean un puente natural entre la semántica dialéctica del concreto, inerte y de naturaleza fría con las columnas naturales que sostienen el techo verde del follaje de los árboles, cuyo tronco de apariencia rugosa, orgánica y multitonal componen el orden arquitectónico natural que sostiene el bosque. La presencia de los citados muros de ladrillo, sugiere una evocación sutil del tema wrightiano, consumado en la casa de la cascada donde la naturaleza salvaje se transforma hasta quedar encriptada por el espacio y el lenguaje de la geometría moderna con la misma naturaleza y belleza con que el ámbar encapsula fragmentos foliáceos o entidades entomológicas, metonimias de la naturaleza y el tiempo.

La casa Fisher, diseñada por el maestro norteamericano Louis Kahn, viene a la mente, toda vez que en aquel partido geométrico dual donde dos cubos maclados por la esquina y el costado de ellos se abren como una nuez triturada por donde se posibilitan distintas impresiones y vistas de una misma naturaleza. Dos núcleos habitables que se sujetan, pero a la vez envuelven con determinación el paisaje adyacente.

BINOMIO NATURALEZA – ARQUITECTURA

Desde un inicial estudio en planta, se enhebró una geometría hormigonada que envuelve a los habitantes con el bosque estimulando la transición entre interior y exterior, logrando la estructura general de la vivienda como un sistema alterno de sólidos y vacíos que se articulan con los árboles preexistentes.

La arquitectura se dinamiza hasta convertirse en un organismo habitable donde el árbol es una entidad viva que actúa como pérgola natural frente a la lluvia y el exceso de sol del altiplano mexicano.

La relación de cada espacio obedece a un binomio naturaleza-arquitectura donde el árbol funciona como pivote de la vida doméstica configurando a su alrededor como constante un patio, jardín o terraza que funciona como enlace compositivo con un elemento o espacio del programa habitable.

Se puede decir que el orden tectónico y programático subyacen a su antecesor orgánico, estableciendo una jerarquía de capas donde la arquitectura siempre espera silenciosa junto al magisterio absoluto de la naturaleza.

“No hay fuerza mas grande que la vida natural, es tan espontánea y emergente su manifestación que hay organismos capaces de alimentarse de ellos mismos, conformando un sistema auto sustentable con su propia existencia”.

• PROYECTO ARQUITECTÓNICO: © ORIGEN 19º 41´ 53´´ N, OMAR GONZÁLEZ PÉREZ, HUGO GONZÁLEZ PÉREZ.

• COLABORADORES: HUGO SAEV, URIEL MORENO ALATORRE, RAFAEL MARTÍNEZ PÉREZ, ZIRAHUEN AYALA MORA, LUCIE ROUVIER, RUTH MENDOZA DÍAZ, DELINDA YUDIT MENDOZA NIÑO, LAURA MARLENE CALDERÓN, EUNICE MABEL LÓPEZ.

• MODELO TRIDIMENSIONAL: JUAN PABLO LEYVA.

• ARTE: FERNANDO MOTILLA www.motillazarur.com

• FOTOGRAFÍA: © LUIS GORDOA.

• CÁLCULO ESTRUCTURAL: GRUPO IEESA.

• ILUMINACIÓN: ORIGEN 19º 41´ 53´´ N, MAURICIO MADARIAGA.

• INSTALACIONES: ORIGEN 19º 41´ 53´´ N, MAURICIO MADARIAGA.

• CONSTRUCCIÓN: ORIGEN 19º 41´ 53´´ N.

• ALBAÑILERÍA: M.O. JOSÉ ARTEMIO GARCÍA LÓPEZ.

• CARPINTERÍA: EDGAR BADILLA SALAZAR, SALVADOR GONZÁLEZ SILVA.

• SISTEMA DE RIEGO AUTOMATIZADO: IRRIGA S.A. de C.V.

• ÁREA CONSTRUIDA: 450M2.

• LUGAR: MORELIA, MICHOACÁN, MÉXICO.

• AÑO: 2009.

Proyectos relacionados

  • Galileo
    Pascal Arquitectos
  • Dos viviendas gemelas
    Llongueras Clotet Arquitectes
  • FRILL
    駒田建築設計事務所
  • Îlot Sacré
    DDS+
  • Stadthäuser Melli-Beese-Straße
    FLOSUNDK architektur+urbanistik

Magazine

Otros proyectos de ORIGEN 19º 41' 53'' N

CIUDAD EVOLUCION
Morelia
E-NTROPIA
Lima, Peru
CASA DIEGO
Morelia
PARQUES QUINCEO
Morelia
LAJAS QUERÉTARO
Querétaro
REFUGIO PARA MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA