Vivir en colmenas

Andrea Pala
2. octubre 2018
Cartel publicitario de la iniciativa "pisos colmenas". Fuente: el Periódico
En los últimos años buscar piso en Barcelona se ha convertido en una verdadera pesadilla. El precio del alquiler ha subido más que las hipotecas y vivir en el centro de la ciudad parece ahora imposible. Por este motivo, este verano el reclamo de un “proyecto de vivienda para residentes en Barcelona por 200 euros al mes”, que apareció en carteles distribuidos por toda la ciudad, se ha convertido en poco tiempo en una noticia viral.
Se trata de la iniciativa de Haibu 4.0, un grupo de emprendedores que pretende impulsar la construcción de “pisos colmenas” con el pretexto de “hacer frente a los problemas de la vivienda”. La idea consiste en reformar locales a pie de calle y en desuso donde instalar pequeñas comunidades de 15 personas. Cada inquilino tendrá a su disposición un cubículo de aproximadamente 2,6 metros cuadrados y compartirá una cocina y una zona de aseos. El precio de alquiler incluye los gastos de electricidad, agua, wifi y servicio de limpieza.
Prototipo de la cama-colmena en la oficina de Haibu 4.0. Fuente: el Periódico
La empresa aclara que el proyecto está reservado a los residentes y que en las colmenas no están admitidos turistas. Estos espacios están destinados a perfiles muy concretos de unos 25 a 45 años de edad: “trabajadores/as que tienen que desplazarse decenas de kilómetros todos los días para ir a trabajar, estudiantes que se ven obligados a coger un piso entre varios para poder mantenerlo, habitaciones alquiladas a precios desorbitados, resumiendo, toda una serie de problemas que solemos encontrarnos en cualquier ciudad importante a nivel de habitabilidad”.
Prototipo de la cama-colmena. Cortesía: Haibu 4.0
Desde el principio, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha cuestionado la viabilidad de la iniciativa, explicando que el modelo habitacional propuesto no es admisible porque no se ajusta a la normativa de habitabilidad de la Generalidad. El Ayuntamiento señala los “pisos colmena” como “infravivienda ilegal” y está decidido a detener el proyecto. De hecho, las obras empezadas en un local del distrito de Sants-Montjuïc, con las cuales se planeaba constituir la primera “colmena”, han sido paralizadas.
Estamos frente a un fenómeno que ha llegado a su extremo y por ese motivo la noticia de los “pisos colmenas” ha desatado una grande polémica. Pero desde varios años que se ha normalizados, en las grandes ciudades, el hecho de vivir en espacios muy pequeños. Ya existen pisos reformados con el fin de alquilar el mayor número posible de habitaciones, ¿no son estas ya pequeñas colmenas?

Otros artículos de esta categoría