'Lumen' se extiende en el MoMA PS1

John Hill
4. julio 2017
Foto: Pablo Enriquez

Cuatro meses después de haber sido seleccionado como el ganador del 18º 'Young Architect's Program', el proyecto Lumen de Jenny Sabin Studio se extiende a lo largo del patio del MoMA PS1 en Queens.

El programa anual - un ritual de verano paralelo al Serpentine Pavilion de Londres - da a un joven arquitecto la oportunidad de construir algo práctico y experimental, ocupando el patio del MoMA PS1 en Long Island City, Queens.
​Las consideraciones funcionales son sencillas: proporcionar sombra para los visitantes, muchos de ellos asisten a la serie de conciertos del museo Warm Up; proporcionar un elemento de agua; y algunos asientos. Estas preocupaciones se convierten en puntos de partida para la innovación de materiales, ilustraciones de infraestructura y otras áreas de experimentación.

Para Jenny Sabin, directora del estudio con sede en Ithaca, Nueva York, la instalación ofreció la oportunidad de explorar materiales innovadores y la fabricación digital. Su propuesta ganadora Lumen, se compone de más de un millón de metros de fibra tricotada y robóticamente tejida - "fotoluminiscentes y activos hilos solares que absorben, recogen y proporcionan luz", según la web de Sabin. Durante el día, la instalación es blanca, pero en realidad el color está incrustado en algunos de los paneles y es por la noche cuando el techo queda inundado de un color que se acentúa con una iluminación especial.

Lumen se puede ver en el MoMA PS1 del 29 de junio al 4 de septiembre de 2017.

El toldo cubre el principal patio triangular del MoMA PS1 y un patio adyacente más pequeño. (Foto: Pablo Enriquez)
Por la noche, la instalación se llena de color. Una cubierta perfecta para los conciertos de Warm Up. (Foto: Pablo Enriquez)
El dosel está soportado por tres mástiles de acero (dos en el patio principal y uno en el patio más pequeño) y anillos de tensión, con los extremos montados en las paredes de hormigón. (Foto: Pablo Enriquez)
Estalactitas de tela que cuelgan de la copa para dar a los visitantes la oportunidad de tocar el material. (Foto: Pablo Enriquez)
Debajo de la cubierta hay 100 taburetes, unas bobinas recicladas tejidas robóticamente. (Foto: Pablo Enriquez)
Aunque las aberturas en cada panel significan que la sobra no es total, la cubierta es más rica por la noche cuando el material fotoluminiscente brilla intensamente. (Foto: Pablo Enriquez)
Fragmentos de la cubierta incorporan un sistema de nebulización que responde a la proximidad de los visitantes para producir un microclima refrescante. (Foto: Pablo Enriquez)

Otros artículos de esta categoría