La "Capilla de la mañana" de Flores&Prats

 Antonio La Gioia
30. abril 2018
La "Capilla de la mañana" de Flores&Prats - Foto Adrià Goula (cortesía Flores&Prats)
El Estado Vaticano participa por primera vez en la Bienal de Arquitectura de Venecia con un pabellón en el bosque de la isla de San Giorgio Maggiore compuesto por diez capillas diseñadas por 10 arquitectos diferentes, entre los cuales está el estudio español Folres&Prats.
La iniciativa, llamada "Vatican Chapels", es parte de un proceso de acercamiento de la Santa Sede a la cultura contemporánea promovido en los últimos años por el Presidente del Consejo Pontificio de la Cultura Gianfranco Ravasi que ha llevado el Vaticano a participar en varias manifestaciones culturales y artísticas, entre ellas las de las ediciones 2013 y 2015 de la Bienal de Arte de Venecia y la Exposición Internacional de Milán de 2015.
Entre el final del siglo XIX y la mitad del siglo pasado se produjo un divorcio entre el arte, la arquitectura y la fe - afirma Ravasi. La Iglesia ha ido por su camino, construyendo edificios sagrados feos, garajes en los que se aparcan los fieles – en palabras del religioso y poeta David Maria Turoldo. El diálogo se tiene ahora que retomar y la XVI Bienal de Yvonne Farrell y Shelley McNamara - que con el tema “Freespace” pone al centro del discurso la generosidad y la reflexión en la arquitectura y su capacidad de dar refugio a los cuerpos y levantar los espíritus a la vez - ha parecido ser una buena ocasión para empezar.
El arquitecto Francesco Dal Co, el cardenal Gianfranco Ravasi y el Presidente de la Bienal de Venecia Paolo Baratta - Foto: AP
La curaduría del proyecto ha sido confiada a Francesco dal Co, director de la revista “Casabella” desde 1996, que fue también director de la Sección Arquitectura de La Bienal de Venecia desde el 1988 hasta el 1991 y que rechazó el encargo de coordinador del Pabellón Italia en la edición “Fundamentals” del 2014 curada por Rem Koolhaas.
​El primer pabellón del Vaticano en la Bienal de Venecia no presentará planos, ni renders ni maquetas de proyecto, sino una secuencia de diez capillas a tamaño real que se quedarán en Venecia durante seis meses, antes de ser desmontadas y enviadas a las comunidades católicas que las necesiten. El lugar escogido es el bosque de la isla de San Giorgio Maggiore y el modelo de referencia la capilla diseñada por el arquitecto sueco Erik Gunnar Asplund y realizada en 1920 en el cementerio Skogskyrkogården (Cementerio del bosque) de Estocolmo.
La "Capilla en el Bosque" de Eric Gunnar Asplund en Estocolmo - Foto: Wikimedia Commons
Los diez arquitectos invitados, procedentes de diez países diferentes, son:
  • Sean Godsell, Australia
  • Carla Juaçaba, Brasil
  • Smiljan Radic, Chile
  • Francesco Cellini, Italia
  • Teronobu Fujimori, Japón
  • Javier Corvalán, Paraguay
  • Eduardo Souto de Moura, Portugal
  • Eva Prats & Ricardo Flores, España
  • Norman Foster, Reino Unido
  • Andrew Berman, Estados Unidos
En la entrada, el pabellón informativo denominado "Asplund Pavillon" ha sido encargado al estudio italiano MAP - Magnani Pelzel Arquitectos Asociados.
​La libertad dejada a los arquitectos invitados, sin otro requerimiento que la presencia de un altar y un púlpito, ha dado vida a una gran variedad en las propuestas presentadas. 
Plano general del Pabellón de la Santa Sede en la isla de San Giorgio Maggiore con las diez capillas y el pabellón de entrada - cortesía Flores&Prats
El proyecto de los arquitectos Eva Prats y Ricardo Flores se ubica en la parte Este de la isla, a lo largo de uno de los caminos internos que arrancan desde la entrada al bosque, casi tocando la orilla de la isla. Se presenta como un muro compacto, una pantalla casi del todo ciega y paralela al recorrido del visitante al que impide la vista al bosque y al mismo tiempo le proporciona una puerta de entrada a través de una pequeña apertura. Superado el umbral, el visitante entra en el espacio principal, la cúpula natural formada por las ramas de los árboles, del que la capilla misma es espacio secundario, fragmento, tal como lo son las capillas de las catedrales, de las basílicas o de las iglesias.
La "Capilla de la mañana" de Flores&Prats - Foto Adrià Goula (cortesía Flores&Prats)
Es una pieza maciza y áspera, como una ruina de un edificio antiguo, en la que los elementos funcionales, aperturas, pasos, asientos, se realizan a través de un proceso de excavación, de sustracción. Podría ser un resto de Villa Adriana en Tivoli o una de las Capillas Abiertas de America Latina, tal como comentan los mismos arquitectos.
La "Capilla de la mañana" de Flores&Prats - Foto Adrià Goula (cortesía Flores&Prats)
Por su posición y orientación, la capilla está pensada para ser visitada en las primeras horas de la mañana. De ahí su nombre: “La Capilla de la mañana”. Los primeros rayos de sol se recogen en la fachada este de la capilla y se filtran en la oscuridad del bosque a través de una apertura circular puesta en la parte alta del muro.
El primer rayo del día en la isla de San Giorgio Maggiore - Flores&Prats
El proyecto de Flores&Prats proporciona a la vez un espacio para la reflexión, un refugio, una ocasión para disfrutar de los regalos gratuitos de la naturaleza, un lugar de encuentro o de aislamiento, celebrando la generosidad de la arquitectura e interpretando perfectamente los valores del tema “Freespace” propuestos por las directoras de esta edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia.
La "Capilla de la Mañana", perspectiva axonométrica - Flores&Prats
La "Capilla de la Mañana", planta y alzado - Flores&Prats

Artículos relacionados

Proyecto destacado

Marià Castelló arquitectes

Estudio de Arquitectura + vivienda mínima en Formentera

Otros artículos de esta categoría