Proyecto básico de un centro comunitario en el barrio de San Bernabé

El proyecto para el centro comunitario de san Bernabé propone un Edificio-Calle, que ensaye y transmita los valores cívicos inherentes a la estructura urbana del propio barrio. De este modo, los usos específicos del programa funcional se ubicarán en volúmenes disgregados,  dispuestos a lo largo de una directriz, configurando así una calle que funcionará como tal y que será realmente el corazón del proyecto.
 
Ese Edificio-Calle se  concibe como un marco para la relación y la expresión de los individuos y la comunidad, de tal modo que tomará  fuerza a medida que los ciudadanos lo vayan descubriendo y viviendo libremente. A su vez, sus trazas procuran  enlazar con la trama de calles del barrio existente, prolongando así  sus recorridos más habituales y dando prioridad al transeúnte frente al tráfico rodado.  Esa  calle interior  vertebra los cuerpos edificados que albergan el programa funcional  del centro comunitario y responde a una visión urbana en su conjunto, en este sentido su recorrido queda pautado por tres espacios de cierta amplitud  que podríamos llamar  plazas, vinculada cada una de ellas a una actividad colindante.
 
Por otro lado, el conjunto del proyecto ha sido pensado como una infraestructura bioclimática que trate de obtener sus niveles de confort  combinando los recursos naturales locales, tanto climáticos como materiales, dejando la contribución de la maquinaria convencional como una dotación complementaria tan sólo para atender las puntas térmicas más extremas a lo largo del año. 
 
El proyecto prevé una dotación para la producción de energía renovable, integrada en la arquitectura a partir del sistema de “jácenas solares” que conforman los umbráculos de las plazas.
 
Más allá del ámbito del centro comunitario propiamente dicho, el proyecto trata de reflexionar de un modo abierto sobre sus límites en  tiempo y espacio, tal como conviene a una estructura urbana. 
 
Por último, cabe decir que la arquitectura del Centro Comunitario de san Bernabé explora una apariencia que sea capaz de transmitir la dignidad del compromiso cívico que el propio edificio representa a la vez que su presencia en medio de la ciudad debería contribuir a la difusión de los valores que lo impulsan. 
 

Arquitecto
picharchitects
Lugar
Monterrey
Año de realización
2014
Autores
Felipe Pich-Aguilera Baurier, arquitecto y Teresa Batlle Pagés, arquitecto 
 
Responsables de grupo
Pau Casaldàliga, arquitecto, Ángel Sendarrubias, arquitecto técnico 
 
Responsable de proyecto
Margherita Aricó, arquitecto 
 
Superficie de obra
3317 m2 
 
Superficie de parcela
58.082,37 m2   
 
Certificación Energética LEED
Plata