Centro Cultural Fernando G. Cantón

En la frontera entre la urbe y el campo, surge un pequeño edificio, en medio de las instalaciones deportivas y recreativas que un grupo empresarial ha dispuesto para sus trabajadores.

Su propósito es favorecer la presentación de eventos culturales, brindar espacios para diversas clases de arte y ofrecer apoyo educativo; todo ello enfocado hacia los hijos de los empleados del grupo.

El proyecto consta de 4 elementos: Un prisma destinado a las oficinas y dispuesto “del lado de la ciudad”; una amiba destinada a los salones de arte y educación “del lado del campo”; entre ellos una serie de “árboles” de lona que cubren el patio y complementando el conjunto, afuera, un auditorio abierto.
Lugar
Mérida
Año de realización
2005