Todo se resume en una idea sencilla: crear espacios bellos que permitan que la vida de nuestros clientes sea mejor. Se trata de satisfacer las necesidades de nuestros clientes con un compromiso de honestidad, servicio y calidad. La arquitectura no sólo nos da la eternidad y el cobijo, sino que de hecho es nuestra segunda piel, la burbuja dentro de la cual transcurre nuestra vida. Está siempre presente y nos da lecciones, pero sobre todo nos da fantasías. Los que formamos parte de este taller procedemos de educaciones diversas y tenemos aptitudes y limitaciones varias; sin embargo estamos claros en que pertenecemos y provocamos cultura de nuestro momento y contexto. A su vez, creemos que nuestro trabajo es una pequeña contribución más –constante e inevitable- a la fisonomía de los sitios donde intervenimos. Todos asumimos tal responsabilidad con agudeza: para ello es necesario entender, aprender y proponer a pesar de los riesgos. Nada se consigue sin riesgo. Nuestro compromiso es con el que habita; con el que se introduce al espacio y lo hace suyo. Con el que vive lo bello y lo siniestro de la arquitectura.
Trabajamos convencidos de encontrar en la arquitectura el camino para que, como en los cuentos, los sueños se vuelvan nuestra realidad.
Arq. Antonio Riggen
Socios
Elías Rizo
Alejandro Rizo
Empleados
8
Fundado
1996
Equipo
Jenny Mora
Carlos Miramontes
Alma Osnaya
Jenny Camarena
Paola Hernández
Roberto Contreras